Con el objetivo de satisfacer las necesidades del cliente, la empresa cuenta con la correspondiente acreditación, somos una empresa inscrita en el REGISTRO DE AGENTES DE LA SEGURIDAD INDUSTRIAL (RASIC) de manera que pueden ofrecer servicios de instalación, mantenimiento y reparación,  tanto en el ámbito doméstico, como industrial. Nos prestamos al servicio de todo tipo de clientes, ya sean administradores de fincas, grandes industrias, constructoras, rehabilitación integral de edificios e instalaciones domesticas a particulares.

Todas nuestras instalaciones y sus materiales, cumplen las homologaciones que exigen las normativas vigentes UNE 21.185/6 - 2011, UNE 50.164, UNE 62.305 y el Código Técnico de la Edificación SU-8.

  • Diseño de proyectos para ofrecer la solución de protección integral contra el rayo que más se adecue a sus necesidades, conforme a la normativa vigente.
  • Instalación del sistema completo de protección contra el rayo, realizado por personal experto, asegurando así que la instalación se realiza según un servicio global de la más alta calidad, con tal de dar un alto grado de seguridad y protección, cumpliendo los estándares que exigen las normativas, tanto nacionales como internacionales.
  • Revisión y control: Evaluamos todos los componentes, equipos y materiales de la instalación contra el rayo para verificar su correcto funcionamiento.
  • Inspección: Una empresa dotada de un completo equipamiento que permite aplicar los métodos y procedimientos de evaluación de calidad, así como la emisión de informes y certificados conformes a la normativa vigente.

Certificamos y supervisamos todas las fases del proceso: el diseño, la dirección de obra, la instalación, certificación de la instalación y el control periódico de las instalaciones. Ofrecemos una evaluación imparcial y objetiva de cualquier sistema de protección contra el rayo, estamos capacitados para revisar cualquier otra marca, siempre utilizando las indicaciones especificas de cada fabricante y de la normativa vigente actualmente.

La revisión de su sistema de protección contra el rayo le permite comprobar su eficacia y evitar los riesgo, derivados de una inadecuada o inexistente conservación.